Vittorio Guidano

Vittorio Guidano

Vittorio F. Guidano nace en Roma el 4 de agosto de 1944. Cursa el Bachillerato en el Liceo G. B Vico de Roma. Obtiene en 1969 el título de Doctorado en Medicina y Cirugía, en la Universidad de Roma “La Sapienza”. En 1972, se especializa en Neuropsiquiatría, en la Universidad de Pisa.

Desde 1970 a 1985, formó parte del Instituto de Psiquiatría (Director: Prof. G.C. Reda) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Roma “La Sapienza”. Primero en calidad de becado del Ministerio de Educación Pública, en 1974 ya contratado y desde 1981 a 1985, finalmente como investigador confirmado.

En 1972, fue uno de los fundadores de la Institución Italiana de Terapia Cognitiva y Conductual (S.I.T.C.C.) de la que fue Presidente hasta 1978. Desde su fundación, la S.I.T.C.C. ha sido reconocida por las correspondientes sociedades Europea (E.A.B.T.) y Americana (A.A.B.T.)

Desde 1979 a 1985, impartió clases de Psicoterapia Cognitiva en la Escuela de Especialización en Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Roma “La Sapienza”.

Paralelamente, participó en numerosos congresos nacionales e internacionales durante varios años dando cursos y conferencias de actualización en Universidades extranjeras, las cuales son:

Formó parte del Comité Científico de las siguientes revistas:

Las investigaciones las inicia en el año 1970, en la Unidad de Psicología Clínica del Instituto de Psiquiatría de la Universidad de Roma. Desde 1974-75, se dedicó a desarrollar investigaciones psicométricas de los factores de personalidad, concepto de sí mismo, autoestima, etc. (publicaciones 1, 2, 3, 4, 8 ) e investigaciones clínicas sobre los efectos de la terapia conductual que se estaba introduciendo entonces en Italia (publicaciones 5, 6, 7, 9, 10, 24, 25). [N. del E.: Los números corresponden a las referencias bibliográfica en la bibliografía del Dr. Guidano]

En estos primeros años, se estructura una matriz de referencia metodológica basada en la psicología experimental, psicología cognitiva y relacional y se delinea el interés de fondo sobre el cual se articularán todas sus sucesivas actividades e investigaciones: intento de poner a punto un modelo de desarrollo y de la dinámica de la identidad personal con el fin de explicar de una manera más exhaustiva tanto el comportamiento normal, como la génesis o la estructura de lo patológico. A lo largo del recorrido que ha caracterizado el desarrollo paulatino de estos intereses de fondo, es posible individualizar dos fases principales:

En la primera fase, a partir de 1975-76, se buscó ampliar la perspectiva epistemológica empirista asociacionista tradicional a través de una elaboración de una psicología del sí mismo en términos de la cibernética, teoría de sistemas, “el enfoque de procesamiento de la información”, inteligencia artificial etc., vale decir, los sectores emergentes de la “revolución cognitiva” verificada precisamente en aquellos años en el mundo anglosajón (publicación 15).

Se llega así a la noción de identidad personal, como una organización jerárquica de conocimientos, emociones, percepción y memoria a modo de una verdadera y propia teoría estructural del sí mismo y del mundo consciente, al conectar en un continuo los eventos pasados, presentes y futuros (publicación 44).

Esta teoría finalmente, aún influenciada y modificada por los eventos externos conserva una cierta estabilidad y uniformidad evolutiva y constituye el sistema conceptual de referencia mediante el cual el individuo atribuye los significados personales y especifica la experiencia personal (publicaciones 31, 45) Las investigaciones clínicas evidencian cómo el método psicoterapéutico apuntando a intervenir sobre estas estructuras de la identidad adquiría mayor eficacia y profundidad estratégica, extendiéndose también a áreas de intervención terapéutica que un principio se enfrentaban escasamente como la anorexia nerviosa y los debuts psicóticos (publicaciones 12, 13, 14, 27, 28, 29, 33).

No obstante, los resultados terapéuticos continuaron siendo apreciables, con el inicio de los años 80, resulta todavía siempre más evidente la discrepancia entre la “linealidad” lógica de la impostación teórica y la “complejidad” multiforme de la experiencia humana que se encontraba al afrontarla en la práctica clínica (publicaciones 23, 43).

La segunda fase, a partir de 1981-82, se inicia con un proceso de revisión de los temas epistemológicos de fondo, y en particular de la impostación empirista tradicional que veía al conocimiento como representaciones de un orden externo. La convergencia interdisciplinaria que se estaba verificando entonces como la 2da Cibernética, la termodinámica irreversible, el pluralismo evolutivo, la ciencias cognitiva, la epistemología evolutiva o natural, etc., cambiaba de un modo radical la relación tradicional entre observador y observado, que permite la elaboración de una epistemología constructivista: Más que la representación de un orden externo, el ordenamiento de la realidad que comúnmente denominamos “experiencia personal” viene a ser visto como la construcción activa y autónoma de un sistema que va plasmando su propio orden interno desde un fluir de estímulos cambiantes e imprevisibles, definiendo al mismo tiempo su individualidad e identidad como sistema (publicaciones 34, 35, 37, 38).

El trabajo más significativo de este periodo es “Cognitive Processes and Emotional Disorders” (publicación 46, con G. Liotti como coautor) en la cual trató de poner a punto un modelo del desarrollo de la dinámica del sí mismo en línea con la revisión epistemológica llevada adelante. La integración progresiva de la organización del conocimiento del sí mismo y del mundo, que tiene lugar en el curso de varias fases del “desarrollo”, y el proceso activo de un “agente” que, a través de las relaciones vinculares, que definen su contexto evolutivo; se construye una identidad personal en términos de unicidad y continuidad. En la construcción unitaria de un conocimiento del sí mismo, y del mundo, el desarrollo emotivo y cognitivo se despliegan en paralelo a través de una relación continua de interdependencia recíproca en la cual la calidad de diferenciación emotiva logra orientar las capacidades cognitivas disponibles, que a su vez influye la sucesiva dirección de la diferenciación emotiva. En el libro, finalmente, se delinea una estrategia de intervención psicoterapéutica consecuente con el modelo presentado (ver también publicación 36).

Este libro, publicado en enero de 1983, fue evaluado por la Behavioral Science Book Services (B.S.B.S.), como uno de los mejores de ese año y luego lo presentaron como “selección principal” en julio de 1983 (July 83, Main Selection). La actividad de la B.S.B.S. consiste de hecho en evaluar la producción psicológica y psicoterapéutica del año en curso y escoger los doce primeros libros por argumento y originalidad, presentando uno al mes en su revista mensual. El libro no se tradujo al italiano, ha tenido sucesivas reimpresiones hasta ser publicado en 1988 en una edición rústica en “paperback”.

Prosiguiendo, con la articulación anterior del modelo de desarrollo y dinámica del sí mismo, reunido hasta entonces, su actividad de investigación versó en la elaboración de un modelo evolutivo y procesal de la psicopatología y la derivación a las correspondientes estrategias de intervención psicoterapéutica. Así, se buscó construir las relaciones complejas entre afectividad, pensamiento e identidad, en el curso de vida individual en términos de “organizaciones de significado personal” unitarias y estables en el tiempo, por su continua transformación dada la incesante asimilación de experiencia que se verifica en el curso de la vida.

Las descompensaciones clínicas neurítica o psicótica- pueden por lo tanto ser “releídas” como reorganizaciones críticas, problemáticas cuyo significado personal puede ser encontrado durante las varias fases del ciclo de vida individual (publicaciones 20,21, 22, 38, 47).

De esta manera, se torna posible, por un lado, pasar de una psicopatología descriptiva a una psicopatología evolutiva y procesal y por ese motivo más explicativa, y por el otro, elaborar estrategias de intervención psicoterapéutica siempre más centrada en la reconstrucción -y consecuente reorganización- de patrones créticos de significado personal (publicaciones 39, 42, 48). Los trabajos más significativos de este período son:

“Complexity of the Self” (publicación 47), editado en Nueva York en 1987, fue elegido por B.S.B.S. como la Selección Alternativa del año (Alternative Selection). Fue editado en Italia por Bollati Boringheri en 1988. “The Self in Process” (publicación 48), editado en Nueva York en 1991. La edición italiana publicada por Bollati Boringheri en 1992. Edición española, Paidós (Barcelona y Buenos Aires) 1994.

Bibliografía de Vittorio Guidano

LIBROS PUBLICADOS

ARTÍCULOS EN REVISTAS ITALIANAS Y EXTRANJERAS

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LIBROS Y EN ACTAS DE CONGRESOS

Novedades

Ver Más Novedades